<
Rafael Diaz Niese

La novela y el existencialismo en Santo Domingo

En síntesis, el existencialismo como filosofía que se encuentra en el camino de reevaluar la metafísica, lo trascendente, la razón, el humanismo y el carácter finito del hombre, así como las visiones sobre sujeto, razón, humanidad y libertad, influyó más de lo que se puede pensar a simple vista en la literatura dominicana.
Un estudio de esta vanguardia en la literatura dominicana no debe pasar por alto su imbricación en los discursos poéticos, en un momento en que se debatía, entre los sorprendidos y la generación del 48, la existencia de una poesía con el hombre universal y la poética sobre el hombre dominicano. También hay que revisar, como anoté en el artículo anterior, la presencia del existencialismo en el teatro dominicano de la década del sesenta.

ESTEBAN MONTEJO, CIMARRÓN DE CUBA, O EL REINO DE ESTE MUNDO

Un mundo de seres traídos de África como esclavos que veían el mundo a través de sus religiones, sus supersticiones y que buscaron espacio para adorar a sus dioses y también a los de los amos. Imaginaba y veía el mundo lleno de figuraciones maravillosas.

La cultura cimarrona en el Caribe

Colón da cuenta en su Diario de la resistencia que le hicieron los indios caribes en el Golfo de la flecha (cerca de la bahía de Samaná, en La Española), durante las exploraciones que hizo de la costa norte en su primer viaje. El doctor Diego Álvarez Chanca, por su parte, habla de los encuentros bélicos que se dieron en el segundo viaje. Y al llegar a Quisqueya en 1493, luego de descubrir el Caribe oriental, Colón encontró que los indioshabían matado a la guarnición que dejaron allí y destruido la fortaleza construidacon los restos de la carabela capitana Santa María.