<
Tony Raful

Los asesinos escriben, las memorias de Johnny Abbes por Tony Raful 

Miguel Ángel Fornerín   En la historia de la literatura dominicana existe un capítulo poco explorado. Es el corpus de obras escritas por asesinos o personajes acusados vox populi de realizar homicidios políticos.  Este subgénero de la memoria y de la literatura testimonial ha venido a aparecer con mayor insistencia luego de la caída de Leer másLos asesinos escriben, las memorias de Johnny Abbes por Tony Raful […]

Palimpsesto, de Marcio Veloz Maggiolo, la flor que no puede olvidar su olor

En “Palimpsesto”, Marcio Veloz Maggiolo redondea toda su creación literaria. Vuelve al origen de su carrera novelística y re-configura su mundo con una teoría sobre la vida y la muerte que no se encuentra alejada de su práctica de antropólogo y novelista. Mantiene sus obsesiones sobre los temas científicos, los arcanos, los mitos y la religiosidad.

De la prefiguración de la novela al mundo fabulado

En la preconfiguración de la novela es importante que el novelista tenga una preocupación por mostrar un mundo. Que tenga la intención creativa de producir un texto dentro de las ideas noéticas (Husserl, Ideas I, 2013), en la que el pensamiento configura las acciones humanas como si estas fueran o semejan el mundo de la vida; o, por el contrario, presente relatos en que las reglas que gobiernan el mundo de la vida se desbordan hacia una mimesis distinta que configuran el tercer tipo de mundo de Albadalejo.

El personaje de la novela, el sombrío rostro del emigrante dominicano

El valor más destacado de la obra El rostro sombrío del sueño americano (2019) de Franklin Gutiérrez es la propia escritura; su correcta redacción dentro de las normas de la lengua. No era de esperar otra cosa de un conocido profesor universitario y ensayista destacado de las letras dominicanas.

Novela Taberna de náufragos

La refiguración de la novela, Taberna de náufragos de José Enrique García

En Taberna de náufragos, José Enrique García esculpe una obra literaria de sobresaliente calidad que el lector podría estimar como un cuaderno de viaje que le acompaña y del cual no se puede separar hasta llegar al final.

Cómo (no) se escribe una novela, la escritura y la lengua

La primera prueba que debemos hacer a las novelas que aparecen en nuestro país, que vienen a llenar los anaqueles de la biblioteca nacional, es si ellas pasan el rigor del lenguaje. No solo de la Gramática, como decía Pedro Henríquez Ureña, sino la del lenguaje literario.